Cómo crear un plan de lectura

Para la mayoría de nosotros, encontrar tiempo para leer es el primer desafío. El segundo desafío es priorizar ese tiempo. El tercer desafío es hacer que ese tiempo sea productivo. He descubierto que la manera de hacer esto es establecer metas y lo mejor es crear un plan de lectura.

Crea categorías

Crea algunas categorías generales de libros:

  • Poesía
  • Maternidad
  • Feminidad
  • Crecimiento espiritual
  • Biografías
  • Ficción
  • Escritura
  • Comida y salud

Escribe cada categoría en la parte superior de una hoja limpia de papel de cuaderno para que tenga mucho espacio para enumerar muchos títulos a continuación. Para aquellos de ustedes que son técnicos, estoy seguro de que hay una aplicación para esto o algunos prefieren simplemente crear un documento de Word.

Al crear algunas categorías generales, se puede organizar fácilmente los títulos de los libros en un formato más organizado en lugar de simplemente enumerar una gran lista de títulos.

Reúna los libros

Utilice una lista de deseos de Amazon en  funcionamiento, de modo que cuando encuentres una reseña de un libro en otro sitio web que suena interesante, puedes hacer clic fácilmente en el enlace y agregarlo a la lista de deseos. 

Revisa la biblioteca

A medida de que agregas libros a la lista de lectura desde la lista de deseos, revisa el sitio web de las bibliotecas de tu ciudad para ver si tienen una copia. 

Si necesitas comprar un libro, anotalo en lista de lectura para poder planear comprar una copia en algún momento.

Ahora, ya que conoces algunos consejos para organizar los libros que deseas leer, te dejo la lista de cómo crear un plan de lectura.

Identifica qué tipo de lector eres

Si bien todo tiene categorías, los lectores no nos quedemos atrás.  Averigua que tipo de lector eres:

1. El lector promiscuo. 
No duda en abandonar un libro que ha empezado para iniciar otro. No puede evitarlo porque le encanta leer y no sabe decir que no.

2. El lector cascarrabias.
Es exigente y voraz. Aunque no le guste un libro jamás lo deja a la mitad, aun opine que el autor no puede unir dos frases con sentido. Suele lanzar el libro contra la pared cuando lo termina (literalmente).

3. El lector cronológico.
Compra un libro y hasta que termina de leerlo vuelve a la librería por otro. Se atreve a abandonar la lectura de un libro sólo si existe un motivo suficientemente fuerte para dejarlo y siempre lo hace con remordimiento. Es lo opuesto al lector promiscuo.

4. El lector aniquilador.
Los lleva a todas partes.  Quiere tanto a sus libros que ahora están llenos de hojas sueltas, cubiertas rotas o manchadas y páginas amarillentas, por el ajetreo del ir y venir.

5. El lector ocupado I.
Le gustan tanto los libros que incluso compra varios en un mismo momento, pero luego al llegar a casa los coloca en un librero donde pueden pasar un par de meses. Cuando finalmente los lee, lamenta haber tardado tanto en hacerlo.

6. El lector ocupado II
La verdad no le gusta leer, pero le gusta presumir que compra libros.

7. El librófilo
Más que la lectura, lo que este lector disfruta son los libros como objeto. Su olor, sus colores, las páginas amarillentas, los viejos y los nuevos, los considera más una obra de arte.

8. El anti-lector
Piensa que los libros son muy largos y jamás lee.

9. El espíritu libre
Es el adulto que lee libros infantiles, o el niño que lee libros para adultos. Cada vez más la sociedad acepta a estos espíritus libres de la literatura sin el menor sonrojo.

10. El multi-tarea 
Aunque siempre termina los libros, lee varios a la vez y termina confundiendo personajes, nombres y tramas.

11. El lector somnoliento
Su momento favorito de lectura es antes de dormir. Ya cómodo en su cama no consigue mantener los ojos abiertos y despierta en la madrugada sólo para apagar la luz y cerrar el libro.

Elige los libros que quieres leer

Crea una lista de los libros que quisieras leer. Te recomiendo que no sean muchos para que no te agobies.

Planifica

Planifica tu hora de lectura, con la lista que ya tienes, planifica la fecha de inicio, la hora o las horas en que quieres leer diariamente y fija una fecha límite para terminar cada libro. Convierte esto en un hábito y respétalo siempre.

Toma notas

Esto es algo que pocos hacen, si deseas, toma nota de tus partes favoritas, frases, diálogos u opinión sobre algo que te llamó la atención. Esto puede ser importante si deseas recordar más detalles del libro.

Motívate

Para nadie es un secreto que la motivación va y viene todo el tiempo, por lo que tendemos a desmotivarnos algunas veces, para evitar esto, una buena idea sería premiarte. Date premios a ti mismo, como un dulce, helado o algo por el estilo cuando cumplas tus metas.

Mide tu progreso

Este es un factor importante. Haz una ficha con el nombre el libro, el número de páginas, la fecha de inicio y final, etc, para que así puedas tener un control de todo lo que tienes que hacer y en el tiempo que has establecido.

Plantilla plan de lectura

Para finalizar y ayudarte con las lecturas he preparado una plantilla para que empieces a organizarte y realizar el plan de lectura.

Descargar Plantilla

Share:
Avatar
Written by Avellaneda Flórez
¡Hola¡ Soy Avellaneda Flórez, licenciada en literatura de la Universidad del Valle. Soy, una mujer que se dedicó a la literatura como oficio, pues soy docente de lengua castellana. Busco trabajar con la literatura no solo en las aulas de clase sino en espacios poco convencionales como parques, ancianatos, plazas de mercado, la ruta de un bus.