La Poeta Kaneko Misuzu

Misuzu Kaneko es una de las poetas infantiles más queridas de Japón. Nacida como “Teru” en 1903 en un pequeño pueblo de pescadores en el oeste de Japón, creció en una familia de libreros y al principio se convirtió en amante de los libros. Con el aliento de su madre y su abuela, permaneció en la escuela hasta los 18 años, un logro poco común para las chicas japonesas de la época.

Comenzó a escribir poesía a los 20 años, y firmó su trabajo “Misuzu”, en una alusión a la literatura clásica japonesa que significa “donde se cosecha el bambú”. Por capricho, presentó poemas a cuatro revistas infantiles populares, y notablemente, a todos se aceptaron entradas. Yaso Saijo, una destacada poetisa que actuó como editora de una de las revistas, comparó su trabajo con la poeta británica Christina Rosetti. En 1926, se casó con un empleado de la librería familiar. Un mujeriego, el esposo de Kaneko fue despedido de su trabajo en la librería poco después de casarse. La infectó con gonorrea, que desafortunadamente era intratable en ese momento y la dejó cada vez más debilitada. También le prohibió escribir.

En 1930, Misuzu decidió divorciarse de él. Pero se negó a renunciar a la custodia de su hijo, que era su derecho según la ley japonesa en ese momento. La noche antes de que él se fuera a llevar al niño, ella se suicidó. Fue exactamente un mes antes de su vigésimo séptimo cumpleaños. En el momento de su muerte, ella solo había publicado unos 80 poemas.

Lamentablemente, Kaneko y su trabajo fueron casi olvidados durante los siguientes cincuenta años. Pero un compañero poeta, Setsuo Yazaki, recuperó sus manuscritos de poesía en la década de 1980 y los publicó en su totalidad, la mayoría de los poemas aparecieron por primera vez impresos. Desde entonces, sus poemas han figurado entre los poemas infantiles más queridos de Japón, y han aparecido en canciones y libros de texto para niños de primaria. La historia de su vida ha inspirado múltiples dramas televisivos. Sin embargo, fue la emisión de su poema  ¿Eres un eco?” en un anuncio de servicio público después del terremoto y tsunami de Tohoku en 2011 que solidificó su reputación como una de las escritoras infantiles más queridas de Japón.

Algunos poemas de Kaneko Misuzu

El florista – Kaneko Misuzu

El florista

fue a la ciudad a vender flores

y las vendió todas.

Pobre florista solitario.

Las flores que cuidó se han ido.

El florista

está ahora solo en su choza

mientras el sol cuando se pone.

El florista

duerme contento

por las flores que vendió.

Amar todo – Kaneko Misuzu

Desearía poder amarlos,

a cualquier cosa y a todo.

Cebollas, tomates y pescados,

desearía poder amarlos a todos.

Guarniciones y todo.

Porque mamá los hizo.

Desearía poder amarlos,

a cualquiera y a todos.

Doctores y cuervos,

desearía poder amarlos a todos.

Todo en todo el mundo,

porque Dios los hizo.

¿Eres un eco? – Kaneko Misuzu

Si digo, “¿Vamos a jugar?”

tú dices, “¡Vamos a jugar!”

Si digo, “Estúpido!”

tú dices, “¡Estúpido!”

Si digo, “No quiero jugar más”,

tú dices, “No quiero jugar más.”

Y luego, después de un tiempo,

volverme solitaria

Digo “Lo siento”.

tú dices: “Lo siento”.

¿Eres sólo un eco?

No, tú eres todos.

Pila de nieve – Kaneko Misuzu

La nieve en la cima

debe sentirse fría,

La fría luz de la luna la perfora.

La nieve en el fondo

debe sentirse agobiada

por los cientos que la pisan.

Nieve en el medio

debe sentirse sola

sin nadie que mirar en la tierra o en el cielo.

Estrellas y dientes de león – Kaneko Misuzu

Profundamente en el cielo azul,

como guijarros en el fondo del mar,

yacen las estrellas invisibles a la luz del día

hasta que llegue la noche.

No puedes verlas, pero están ahí.

Las cosas invisibles siguen ahí.

Los dientes de león marchitados y sin semillas

escondidos en las grietas de la teja

esperan silenciosamente la primavera,

sus raíces fuertes no se ven.

No puedes verlos, pero están ahí.

Las cosas invisibles siguen ahí.

Cuando estoy triste – Kaneko Misuzu

Cuando me siento sola,
las otras personas no lo saben.

Cuando me siento sola,
mis amigos se ríen.

Cuando me siento sola,
mi mamá es amable.

Cuando me siento sola,
Buda se siente solo.

Adiós – Kaneko Misuzu

El chico que baja, al mar,
el chico que sube, a la montaña.

El barco al puerto,
el puerto al barco.

El sonido de la campana a la campana,
el humo a la ciudad.

La ciudad al mediodía,
el sol del atardecer al cielo.

Yo también lo haré,
adiós diré.

A mi yo de hoy,
adiós le diré.

Las almas de las flores – Kaneko Misuzu

Las almas de las flores caídas,
en el jardín de Buda,
volverán todas a nacer.

Porque las flores son amables,
cuando el sol las llama,
se abren rápidamente y sonríen,
y les dan a las mariposas dulce miel,
y a las personas, aroma.

Cuando el viento viene y las llama,
por supuesto lo siguen dócilmente,
aunque sean despojos, se convierten
en comida para jugar a las tacitas.

Share:
Avatar
Written by Avellaneda Flórez
¡Hola¡ Soy Avellaneda Flórez, licenciada en literatura de la Universidad del Valle. Soy, una mujer que se dedicó a la literatura como oficio, pues soy docente de lengua castellana. Busco trabajar con la literatura no solo en las aulas de clase sino en espacios poco convencionales como parques, ancianatos, plazas de mercado, la ruta de un bus.